El calendario, el rey del merchandising

PAUTAS PARA ESCOGER EL MEJOR CALENDARIO PARA PROMOCIONAR NUESTRA EMPRESA

Imprimir calendarios de pared o sobremesa nos ocupa buena parte del último cuatrimestre. Pasan los años y el calendario sigue siendo uno de los productos de merchandising más vendidos durante estas fechas. El único calendario que se ha visto afectado por las nuevas tecnologías quizá sea el de bolsillo. Aún así, siguen imprimiéndose como cara b de las tarjetas para comercios. El resto se siguen imprimiendo bien año tras año.

El éxito del calendario radica en ser el producto de merchandising perfecto. Suele ser un regalo que siempre es de agradecer. Además, el calendario es útil todos los días del año y no puntualmente. Y por último, permite visibilizar bien nuestra marca y nuestro teléfono o web, sirviendo de recuerdo permanente todos los días. Cuando llega la necesidad nuestro anuncio, nuestra marca o nuestro contacto estarán donde sea necesario. Para elegir qué tipo de calendario necesitamos primero es necesario pedir información sobre el «target», la distribución del calendario y el mensaje que debemos trasladar. Abordaremos algunas cuestiones que es recomendable tener en cuenta a la hora de realizar un pedido de calendarios.

CALENDARIOS DE PARED

Los calendarios de pared suelen ser de tres tipos; el de hojas, el de faldilla y el de revista. Suelen distribuirse mediante agentes comerciales de zona que los trasladan a casa del cliente. Los agentes comerciales los aprecian porque regalar un buen calendario les abre puertas.

Los calendarios de hojas suelen ser mensuales, de un formato similar al DIN-A3, encuadernados con wire-o y con colgador, o con una varilla. Son los más caros y los más lujosos, puesto que detrás de ellos suele haber también un buen fotógrafo, o un diseño muy profesional, ya que suelen formar parte de la decoración de casa o incluso de un comedor. Para que salga a cuenta es necesario hacer mucha cantidad, por tanto, es recomendable para empresas con un amplio público objetivo. Desde los calendarios de lujo y para decorar como el ARTS FUGIT de Pagès Editors o el de los Beatles, el calendario Pirelli exclusivo para talleres o calendarios para recaudar fondos para causas benéficas.

Calendario Arts Fugit
Calendario de pared ARTS FUGIT de Pagès editors.

La versión económica sería la del calendario de revista, que no deja de ser una revista grapada con un agujero por colgar. Utilizado por escolares u ONG de ámbito local para obtener fondos. Diseño más sencillo e incluso amateur.

Por último tenemos el calendario de pared o de faldilla. Todo un mundo, con distintos formatos. Por un lado, el mensaje publicitario se imprime en una cartulina con una varilla de colgador. Como novedad este año podemos imprimir en cartoncillo de hasta 400 grs/m2. El cartoncillo se lamina para una mayor protección durante un año. Por otro se le grapa la falda, mensual, bimensual, o trimestral, normalmente. La faldilla trimestral suele llevar también a un visualizador para señalar manualmente el día que estamos. El más habitual es la llamada faldilla americana, mensual de 30 x 43,5 cm que permite notas diarias. Muy empleado por empresas cuyos clientes están en talleres o fábricas, donde prime la utilidad y durabilidad al diseño. Las faldillas las encontramos con el calendario de fiestas autonómico o nacional, y en castellano, gallego, euskera o catalán a escoger.

Imprimir calendarios de pared
Calendario de faldilla americana

CALENDARIO DE SOBREMESA

En las oficinas es usual encontrar calendarios de varias hojas, encuadernados con anilla wire-o y una peana de cartón blanco, encima de las mesas. De tamaños diversos, aunque no suelen sobrepasar los 10,5 x 21 cm o los 15 x 15 cm, para poder ser enviados con sobres. Otro clásico es el calendario semestral auto-montable, también en formato cerrado de 10,5 x 21 cm para poder enviarlo con un sobre americano por correo, facilitando así la distribución entre nuestros clientes. Si nuestro público objetivo es la gente detrás de un escritorio, éste será nuestro calendario.

Calendario de sobremesa

CALENDARIOS DE NEVERA CON IMÁN

Otros calendarios como el de cubilete, el de bolsillo, el de CD o el de coche son cada año menos demandados. Sin embargo, un calendario que viene con fuerza es el de nevera o de imán. Es un calendario más pequeño. El más habitual tiene unas medidas aproximadas de 26 x 13 cm, ya que tiene una minifaldilla mensual de 12 x 13 cm. Existe una versión que permite notas. El calendario también se puede enganchar en otras superficies metálicas como vigas o maquinaria. La ventaja es que se puede distribuir mediante nuestro agente comercial, pero también cabe en algún sobre o bolsa, y sirve tanto para talleres y fábricas como para domicilios y oficinas. Dada su versatilidad está ganando adeptos cada año, a la espera de las novedades de los próximos años.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aquest lloc web fa servir galetes per que tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades galetes i l'acceptació de la nostra política de cookies, premi l'enllaç per a més informació.plugin cookies

Este sitio web utiliza cookies para tener la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de dichas coockies y la aceptación de nuestra política de cookies, pulse el enlace para más información plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies